Basílica del Pilar

Basílica del Pilar

Situada en el valle del Ebro, en medio de las fecundas huertas que riega este río, y a mitad de camino entre las ciudades de Madrid y Barcelona, Zaragoza se encuentra en una situación privilegiada que la ha llevado a ser la quinta ciudad más importante del país.

Como centro de su actividad turística se encuentra la Basílica de Nuestra Señora del Pilar, templo dedicado a la Virgen María, adonde acuden cada año miles de peregrinos de todo el mundo para rezar ante la pequeña estatua de menos de 40 cm. que es una de las que mayores devociones alcanza a nivel mundial. Esta basílica, que ha recibido la visita de papas y reyes, y que en su interior está decorada con pinturas de Goya y un espectacular coro, se alza en el centro de una plaza que acoge varias de las joyas de la ciudad, como el Ayuntamiento o el Palacio Arzobispal, o la Catedral de La Seo, la autentica catedral de la ciudad y uno de los mejores ejemplos de arte mudéjar.

Pero Zaragoza, fundada por los antiguos romanos en honor a Cesar Augusto, ha tenido un pasado que la ha ido enriqueciendo con el paso del tiempo, y del que todavía se pueden contemplar sus huellas. Restos de la antigua muralla romana y  un anfiteatro se conservan junto al Mercado Central, un  edificio de hierro declarado monumento histórico nacional. El Palacio de La Aljafería, de origen árabe, término siendo la residencia de los Reyes Católicos, y no tiene nada que envidiar a la Alhambra o la Mezquita de Córdoba.

En cuanto a la oferta cultural, son muy numerosos los cines, teatros, museos, salas de exposiciones y diversas muestras repartidas por toda la ciudad. La pasada exposición universal sobre el agua que se celebró aquí modernizó sus estructuras y dio lugar a lugares como las renovadas orillas del río Ebro, convertidas en una de las zonas verdes más concurridas por sus ciudadanos, o el Acuario, el mayor acuario fluvial de Europa.

Puede encontrar hostales baratos en Zaragoza en este enlace.

 

Share