En el extremo oriental de la provincia de Zaragoza, lindando con Cataluña y acompañando el cauce del río Ebro hacia su desembocadura en el mar, se encuentra la comarca del Bajo Aragón zaragozano, cuyo nombre oficial es Bajo Aragón Caspe para diferenciarla de la provincia de Teruel. Ocupa un territorio extenso, pero lo ocupan sólo seis municipios: Caspe, Chiprana, Fabara, Fayón, Maella y Nonaspe.

Aunque tradicionalmente ha sido una comarca agraria, dedicada a la producción de vid, olivos, almendros y frutales, está sufriendo un proceso de industrialización que la está llevando a prosperar económicamente, sobre todo gracias al sector textil.

Es una tierra de contrastes en la que por un lado se encuentran Los Monegros, considerados como desierto por su extrema aridez, y por otra el llamado Mar de Aragón y el Ebro. Esta diversidad da lugar a paisajes sorprendentes entre la majestuosidad del desierto y la riqueza que proporciona el agua.

Uno de los lugares de interés que conviene visitar es La Salada de Chiprana, una Reserva Natural formada por seis lagunas diferentes que crean un ecosistema propio e inigualable en todo el planeta. La proporción de sal en sus aguas es el doble que la del mar, y sus beneficios para la piel se conocen desde la época de los antiguos romanos. Su fauna y su flora acogen especies únicas en Europa.

El patrimonio artístico y cultural de esta comarca es muy rico y variado, ya que podemos visitar desde las pinturas rupestres del Abrigo del Plano Pulido en Caspe hasta la Ermita del Pilar de Fayón, construida en 1954. Iglesias, ermitas torres, casas palaciegas o las ruinas del castillo de Maella dan idea del pasado de esta tierra, que ha llegado hasta nuestros días.

Puede encontrar pensiones baratas en la comarca del Bajo Aragón Caspe en este enlace.

 

 

Share